Categories
Uncategorized

Los niños también pueden viajar a Italia

Cuando pensamos en viajar y tenemos hijos pequeños, de una forma generalizada se tiende a pensar en una cantidad impresionante de detalles, horas de salidas,  comida, equipaje, documentos,  juguetes, hospedaje, y en este último va a depender de donde vayas pues hasta podrías tener que contratar alta luz mientras te encuentres en él. 

En el caso de haberte decidido por ir a Italia, en este país los viajes en familia tienden a dividirse en dos tipos: los urbanos y los rurales. Cuando se trata de las ciudades,  estas no tienen rival en cuanto a los magníficos lugares de interés y propuestas, en tal sentido, los padres más sagaces podrán despertar el interés de los más pequeños en casi todos los museos y los monumentos.

Pero cuando el paseo se inclina por alejarse de las zonas urbanas, tus actividades marcarán un ritmo más  calmado. Podremos encontrar castillos de arena, chapuzones y paseos por la playa los cuales son típicos de las rutas costeras (Apulia con sus playas, la Costa Amalfitana, Cerdeña y Sicilia con sus propuestas de grandes dosis de diversión en familia dentro y fuera de la arena), mientras que si se trata de las montañas y de los lagos del interior, estos cuentan con actividades al aire libre justamente para niños mayores de cinco años, y mientras más grande sea, más temeraria y con más adrenalina se torna la actividad.

Museos y monumentos

Si lo que buscan es aprender sobre el arte y la historia, la riqueza de los museos italianos no tiene comparación y menos desde los libros. Se debe considerar que son pocos los que se dedican a organizar circuitos y talleres para niños, a menos que sea en Florencia, aunque cada vez son más los que miman a las nuevas generaciones con instalaciones multimedia, artilugios táctiles y audioguías.

En gran cantidad de atracciones existe una entrada reducida cuando se trata de niños. Los museos estatales y yacimientos arqueológicos no suelen cobrar a los europeos menores de 18 años. También pueden encontrarse tarifas reducidas,  sobre todo la mitad del adulto para los niños, cuyas edades deben estar entre los 6 y 18 años. También se pueden encontrar con tarifas especiales para familias de dos adultos y dos o más niños.

Al planificar una visita a una ciudad que se está repleta de museos como por ejemplo Roma o Florencia, es importante saber que éstas durante el primer fin de semana del mes se encarga de reducir los costes. Desde julio del año 2014, la entrada a los museos y monumentos estatales de este país es gratis para todo el mundo, y también el primer domingo de cada  mes.

Comer fuera

En la mayoría de los restaurantes los niños son bienvenidos, sobre todo en las trattorie y osterie, ya que estos suelen ser de gestión familiar, con personal paciente y una carta con platos de pasta sencillos y otros más elaborados. En líneas generales cuentan con un menù bambini, es decir, un menú para niños. También existe la posibilidad de poder pedir mezzo piatto, es decir, media ración o un simple plato de pasta con mantequilla o aceite de oliva y parmesano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *