Recuerdas qué ropa usaban en los años 90

Esta era una moda que no estaba sujeta a un solo estilo, y ello es debido a que luego de  la década de los 80, se hizo un paréntesis de colores y de profundizar en los looks. Muchos de ellos se encontraban marcados por los distintos estilos musicales como o fueron el grunge, que vale destacar fue uno de los grandes pioneros.

Aspectos básicos 

Si bien estaba colmada de colores fluorescentes y demasiado llamativos, las tonalidades eran combinadas de una forma más relajada. Así mismo, otro de los aspectos básicos se encontraba en la simplicidad de los looks, ya que presentaban un toque minimalista y ello se debe a que era la base de dicha época colmada de grandes tendencias que aún permanecen en el presente. 

Estilo vaquero: De la misma forma en la que se ha encontrado en cada temporada y en cada década, el estilo vaquero se hizo presente aquí también. Se podían apreciar pantalones de tiro alto que eran combinados con camisas y cazadoras en dénim. Lo más característico es que todo era usado bastante flojo, ya que la comodidad se imponía. En el caso de los pantalones, estos presentaban un aspecto desgastados y con rotos, y todo por la tendencia grunge. 

Camisas a cuadros: Sin duda alguna eran las protagonistas en el complemento del look, aunque también era posible ver camisetas básicas en color blanco, en lo que al parecer dejaba colar la influencia del rap en las prendas de moda.

Chaqueta bómber: Hoy podemos encontrarla en tejidos bastante diversos y también con bordados o colores dispares, pero en los 90 no podía faltar una cazadora bómber ya que se convirtió en otra de las claves más solicitadas en compañía de la cazadora vaquera en tonos lisos, sin tantos adornos.

Peto vaquero y pantalones de tiro alto: Siendo prendas bastante sencillas, contaban con un tiro alto y no solo para los vaqueros, sino también para los pantalones de tela. Y si de tela vaquera seguimos hablando, el peto era una prenda clave para cada día. 

Los vestidos: Se podían encontrar desde vestidos ajustados y con ligero estampado floral, hasta vestidos de corte minimal, con un aire lencero y bastante sencillos con tirantes. 

Blusas atadas o tops: no podían pasar desapercibidas las blusas blancas atadas a la altura del ombligo, ya que, con tan solo un lazo o un nudo se le podía dar un nuevo aire a esa prenda. Aunque si lo preferimos, lo mejor era un top corto. 

Peinados y maquillaje: en esta época se utilizó el volumen de diversas décadas anteriores. Aunque no a todo el mundo le gustaba por igual, es por ello que se estableció una nueva idea en cuanto a peinado, con un estilo más cómodo y casual, que le daba cabida a las melenas sueltas, con un cabello mucho más largo y con volumen. Mechas rubias gruesas, y coletas altas que fueron un gran furor. Los labios debían estar perfilados y las cejas bastante finas. Para la sombra de ojos, los colores pastel eran los básicos y en los labios los tonos tierra.